Menu

LOS ACEITES

para ayudar a respirar mejor

Madera de Cedro del Atlas (Cedrus atlantica) y del Himalaya (Cedrus deodara)

Como el león en el reino animal, el cedro reina el mundo vegetal. En los tiempos bíblicos, el cedro simbolizaba la fuerza, la grandez espiritual, la dignidad, la aristocracia y el coraje. El término "cedrus" procede del árabe "kedron", que significa "fuerza". En varias páginas de la Biblia se cita el famoso cedro del Líbano, cuyo aceite esencial es muy similar al del cedro del Himalaya o del Atlas (Cedrus Atlantica). Se dice que el templo de Salomón se habría construido con madera de cedro. A veces, se representa a Cristo crucificado en un cedro. Majestuoso y poderoso, el cedro es, además, inalterable, porque su madera contiene un alto porcentaje de aceites esenciales que ni parásitos, ni bacterias ni mohos logran atacar. Al igual que el sándalo, resiste al paso del tiempo, repele los insectos... así como a los malos espíritus.

El cedro es el símbolo mismo de la incorruptibilidad y la inmortalidad. En el siglo II, el filósofo Orígenes escribía: “El cedro no se pudre, si construimos con cedro las vigas de nuestras viviendas, se preservará el alma de la corrupción”; por eso durante siglos, las antiguas civilizaciones de Oriente próximo construían sus barcos, sus palacios y sus muebles con madera de cedro del Líbano.

Por su parte, los celtas embalsamaban las cabezas de sus enemigos más nobles con resina de cedro, mientras que los egipcios de la época faraónica utilizaban el cedro para fabricar sarcófagos y embalsamar a los muertos. Asimismo, el cedro forma parte de la composición de antídotos para venenos, tiene una cualidad tan yang, que muchas civilizaciones antiguas lo empleaban como perfume en mezclas destinadas a los hombres.

El cedro es probablemente uno de los árboles más majestuosos que existen; es una conífera grande y ancha que puede alcanzar una altura de 50 metros, y una edad canónica de entre 1000 y 2000 años. La madera es de color rojo oscuro y su corona de hojas puntiagudas, verde grisáceo. El aceite esencial que se extrae de la madera de cedro es espeso y desprende un olor amaderado y balsámico. Sus cualidades varían si el aceite esencial se extrae de la corteza o de las agujas.

Principios bioquímicos: Sesquiterpenos (hasta el 70%), sesquiterpenoles y cetonas sesquiterpénicas.

La estructura bioquímica de la madera de cedro del Atlas y del cedro del Himalaya es prácticamente la misma, pero recurriremos al cedro del Atlas cuando busquemos mayor arraigo, y al cedro del Himalaya cuando pretendamos lograr una mayor conexión con el cielo.

Conviene no confundir el cedro del Atlas y del Himalaya con el cedro de Virginia o de Texas ni con la tuya, porque poseen propiedades muy diferentes y mucho más agresivas.

Indicaciones terapéuticas tradicionales

- Eccema, infecciones de la piel (también de origen alérgico): antiséptico, desintoxicante, cicatrizante, regenerador celular y antihistamínico.
- Edemas y celulitis: desintoxicante, descongestivo, activa la circulación sanguínea y linfática.
- Artritis, reumatismo: antinflamatorio, espasmolítico y analgésico.

Propiedades terapéuticas energéticas

- Conecta la energía de la tierra con la del cielo.
- Combate la dispersión psicológica o espiritual, el nerviosismo y la susceptibilidad y contribuye a recuperar la serenidad.
- Ayuda a fijarse objetivos y alcanzarlos contra viento y marea con valentía, dignidad, serenidad y soberanía.
- Permite aguantar sucesos o emociones imprevistos, nos hace fuertes e inamovibles incluso ante una crisis o desestabilización.
- Permite ganarse el respeto del prójimo cuando se sufre desprecio o falta de consideración y de que se respeten nuestras necesidades psicológicas.
- Ayuda a convencer de una forma distendida.
- Favorece la transformación de una situación aparentemente negativa en una experiencia rica en aprendizaje y sabiduría además de atenuar los temores y la agresividad que pueden provocar.

Está asociado al chakra coronal y a los colores violeta y púrpura.

Contraindicaciones: ninguna.

Combina muy bien con el aceite esencial de incienso, enebro, romero, pachulí, ciprés, vetiver, azahar y madera de sándalo.

Descripción

El cedro del Himalaya es un árbol majestuoso (puede llegar a alcanzar hasta los 30-40 m de altura), posee robustas ramas que llegan hasta el suelo. Domina el perfil del horizonte en países como la India, Nepal y Tíbet. La parte interior del tronco es rojiza y muy rica en aceite esencial, de aroma suave y profundo que se vuelve penetrante y algo dulce cuando se evapora.

En la medicina tradicional tibetana, tanto la madera como la esencia se utilizan para tratar problemas respiratorios, dolencias urinarias e infecciones de la piel. El olor que desprende ralentiza la respiración e induce a un estado de meditación. Todos los aceites de madera de cedro comerciales contienen cedrol y cedreno.  Son también valiosos para la industria química para la conversión a otros derivados.

La parte que se utiliza es la madera del árbol, de la que se extrae el aceite esencial por destilación al vapor.
Palabras clave: Expansivo - Conexión con la tierra - Reconfortante

Apoyo espiritual

• Vaporizado en una sala o habitación, ayuda a purificar y a preparar el espacio para la meditación y la práctica del yoga.

• Facilita la respiración y estimula una profunda sensación de tranquilidad y paz interior.

Aliviar la mente

• Para calmar los nervios, tome un baño con 2 gotas de madera de cedro del Himalaya y 3 de lavanda.

• Para aliviar la frustración provocada por la tensión mental, vaporizar 3 gotas d madera de cedro del Himalaya, y 3 de hoja de naranjo amargo.

• Para renovar nuestra fuerza interior, preparar una mezcla de madera de cedro del Himalaya, sándalo australiano y pahulí en un aceite portador y aplicarla siempre que nos sintamos inquietos (véase la primera «mezcla recomendada»).

Curar el cuerpo

• En caso de tos, bronquitis o asma, dar friegas en el pecho dos veces al día con una mezcla de madera de cedro del Himalaya, mirra y olíbano en un aceite portador (véase la segunda «mezcla recomendada»).

• En caso de enfermedades víricas, tomar un baño con 2 gotas de madera de cedro del Himalaya y 2 de pimienta negra.

• En caso de nariz tapada o dificultad para respirar, hacer inhalaciones con 3 gotas de madera de cedro del Himalaya y 3 de limón.

Mezclas recomendadas 
                                                                                        
Añadir los siguientes aceites esenciales a 20 ml. de aceite portador:

• Para dejar a un lado las preocupaciones: 4 gotas de madera de cedro del Himalaya + 4 de sándalo australiano + 2 de pachulí.

• Para aliviar la tos bronquial: 4 gotas de madera de cedro del Himalaya + 2 de mirra + 4 de olíbano.

Otros aceites para ayudar a respirar mejor

Benjuí

Styrax benzoin

Cayeputi

Melaleuca cajeputi
 

Eucalipto

Eucalyptus globulus

Eucalipto citriodora

Eucalyptus citriodora

Hoja de laurel

Laurus nobilis

Mirra

Commiphora myrrha

Mirto

Myrtus communis

Niaulí

Melaleuca quinquenervia

Pícea mariana o Pícea negra

Picea mariana

Tomillo

Thymus vulgaris

Esencias Florales

Las Flores de Bach

Hidrolaterapia

Tratamiento con Hidrolatos

Artículos

Salud Natural

Páginas Recomendadas

EnArmoniaConFengShui

Feng Shui Clásico y Tibetano (Sa Che)

EnergíaInterior

Chakras: Información y Tratamiento

LiberaTuSer

Autoayuda y Crecimiento Personal