Menu

OTROS

para saber más

Aceite esencial de Alerce (lárice europeo)

Los alerces se distinguen fácilmente en los bosques porque es la única conífera que pierde sus agujas en otoño, por eso nuestros ancestros lo consideraban un símbolo de un nuevo comienzo, de renovación, de espontaneidad y coraje. En las ceremonias de primavera se utilizaba la madera, las hojas y la resina así como otros rituales en los que cada uno debía despojarse de cosas antiguas para recibir situaciones nuevas. También se hacían colgantes para proteger a los niños del “mal de ojo”.

El nombre de lárice viene del latín “larix”, que a su vez se deriva del griego y que significa “resina”. Durante varios siglos, esta resina, que se conoce como trementina de Venecia, fue objeto de un mercado próspero porque se utilizaba para desinfectar heridas, curar los pulmones o para elaborar barnices de muebles. Aún hoy en día, en los países eslavos se celebra la fiesta del árbol alrededor de un alerce europeo. Ese día, la tradición dice que los enamorados deben entregar una rama de la copa del árbol a su amada. Los indios de América utilizaban las agujas en decocción para curar enfermedades de la piel.

En general las coníferas simbolizan la solidez, la energía vital, la fuerza… pero el alerce es un árbol con una nota un poco más sensible y vulnerable. Las numerosas agujas que se dirigen hacia todas las direcciones se pueden comparar con antenas que captan energías sutiles. Cuenta una leyenda que el alerce era el árbol preferido de los elfos y las hadas, porque estos seres benévolos de la naturaleza se sentían atraídos por su aroma y se escondían en sus alrededores.

Antaño, se quemaba la resina (la trementina de Venecia) de esta conífera o se colgaban sus ramas para atraer a los elfos. Se decía también que su perfume refinaba la capacidad de percepción de las personas y les permitía entrar en contacto con el mundo de los elfos.

El alerce o lárice europeo se diferencia de las demás coníferas por sus hojas y agujas caducas. Las agujas se reagrupan en ramilletes en las ramas cortas, son verdes y blandas, con una longitud de 3 cm. Los conos ovalados miden 3-4 cm y tienen escamas finas y puntiagudas. De todos los árboles resinosos, la madera del lárice europeo es la más dura y resistente.

 

ALERCE, LÁRICE EUROPEO (Larix europea)

Nombre en inglés:             Larch

Familia botánica:               Pináceas  (Pinaceae)

Parte destilada:                 Resina

País de producción:           Austria y Canadá

 

Principios bioquímicos: monoterpenos, monoterpenoles y ésteres.

 

Indicaciones terapéuticas tradicionales del aceite esencial de alerce:

Astenia, fatiga crónica, falta de "aliento", cansancio nervioso, neurastenia y depresión: reconstituyente nervioso.
Ciática, lumbago, artritis, calambres y reumatismo: antinflamatorio, analgésico y espasmolítico.
Congestión de la pelvis inferior, congestión prostática: antinflamatorio y diurético.
Trastornos de las vías respiratorias, catarro, tos, bronquitis crónica y tos del fumador: expectorante y tonificante para los órganos respiratorios.

 

Propiedades e indicaciones energéticas del aceite esencial de alerce:

Aporta perseverancia y concentración en caso de dispersión mental.
Estabiliza en caso de labilidad mental y emocional.
Ayuda a las personas que se sienten afligidas y no llegan a distinguir entre razón y corazón.
Desarrolla la fe y la confianza en el futuro.
Crea confianza entre el alma y la mente.
Ayuda a concentrase en las tareas del presente.
Disipa la confusión mental.
Ayuda a quienes sientan que es momento de cambiar pero que estén invadidos por múltiples miedos por la incertidumbre del futuro.
Aporta seguridad y la sensación de que después de cada situación existe un resurgimiento.
Ayuda a las personas que sufren complejo de inferioridad y temen no poder asumir las tareas que se les asignan.

Contraindicaciones: Ninguna (a veces un poco irritante para la piel).

Activa y renueva la energía del chakra del corazón (Anahata). Purificador del aura. Asociado al color verde.

 

Rituales y prácticas

Crear un pulverizador del aura con alerce para hacer masajes del aura y vaporizar la atmósfera. Efecto purificador que favorece la claridad mental y ayuda a disipar situaciones que se perciben como complicadas.

Las personas que no confíen en sí mismas y tengan complejo de inferioridad pueden aplicar en el chakra del corazón y la planta de los pies una gota de lárice europeo cada mañana al levantarse durante 40 días. El alerce europeo alivia la angustia y el espíritu ansioso porque permite observar los pensamientos desde un punto de vista más objetivo.

Quemar una sinergia de esencia de alerce con eucalipto radiado y abeto, purifica, revitaliza y abre las vías respiratorias además de aportar levedad y concentración.

Masajear los talones y las muñecas con unas gotas de lárice europeo revitaliza, devuelve la confianza y ayuda a afrontar temores.

Añadir alerce en una fórmula magistral contra los dolores de las articulaciones, los reumatismos o la ciática favorece el proceso de desintoxicación y refuerza el efecto antinflamatorio.

Esencias Florales

Las Flores de Bach

Hidrolaterapia

Tratamiento con Hidrolatos

Artículos

Salud Natural

Páginas Recomendadas

EnArmoniaConFengShui

Feng Shui Clásico y Tibetano (Sa Che)

EnergíaInterior

Chakras: Información y Tratamiento

LiberaTuSer

Autoayuda y Crecimiento Personal