Menu

OTROS

para saber más

Aceite Vegetal de Ricino
Ricinus communis

Aceite Vegetal de Ricino (Ricinus communis)


De la familia de las euforbiáceas, el ricino es originario de la India o África. Sea como sea, desde muy pronto se ha cultivado en Oriente Próximo, especialmente en Egipto y Palestina, donde lo llamaban respectivamente “kiki” y “kikayon”. En otros lugares se conoce como palma de Cristo, cherva, querva o crotón, y al aceite como carapato.

En aquella época el aceite de ricino se venía utilizando en gotas para los ojos por sus efectos contra la oftalmía. En nuestras regiones, se cultiva como planta ornamental, pero en los países cálidos, el ricino alcanza una altura de 10 metros y un tronco de 50 cm de diámetro.

De sus semillas se extrae un aceite ligeramente amarillo que se enrancia con facilidad. Es inocuo para la salud, al contrario de lo que afirman algunos escritos, porque son los restos de las semillas los que contienen ricina y ricinina, dos toxinas eminentemente potentes. Aparte de sus efectos laxantes, este aceite se utilizará por sus propiedades curativas en el metabolismo, el aparato digestivo y el sistema inmunitario (refuerza las defensas). El doctor Garey de Phoenix (Estados Unidos) elaboró hace un cuarto de siglo una lista relativamente completa con todas las patologías que se pueden curar o mejorar con el uso frecuente del aceite de ricino, sin olvidarnos de los trabajos del doctor Solomides, sobre la acción para tratar el cáncer que ejercen los aldehídos procedentes de la destilación del aceite de ricino, puesto que en la destilación está presente una molécula bioquímica con propiedades anticancerígenas y bactericidas. Edgar Cayce aconsejaba el uso frecuente y externo del aceite de ricino en cataplasma caliente para aliviar las afecciones del vientre y acabar con diversos dolores relacionados con traumatismo como moratones, hematomas, esguinces…

En caso de otitis, una gota tibia en el oído.
Índice de yodo: 82.90.

Composición del Aceite de Ricino

Ácido linoleico: 2,5-7%
Ácido linolénico: < 1%
Ácido ricinoleico: 85-92%
Ácido oleico: 2,5-6%
Ácido gadoleico: < 1%
Ácido esteárico: 2,5%
Ácido palmítico: 2%
Ácido dihidroxiesteárico: 0,3-0,7%

Propiedades terapéuticas

Analgésico, antimicrobiano, antinflamatorio, antimitótico, antivírico, laxante, purgante y regulador del tránsito intestinal.

Indicaciones terapéuticas

Apendicitis, zumbido de oídos, dolores articulares, esguinces, excrecencias, gastroenteritis, insomnio, micosis, otitis, poliartritis, rinitis alérgica, esclerosis, úlceras de estómago, estrías y verrugas.

Purgante en caso de envenenamiento, inflamación intestinal, cólico, disentería, irritación de las vías digestivas, oclusión intestinal y peritonitis.

Propiedades Cosméticas

Conocido desde la Antigüedad (Cleopatra lo utilizaba como desmaquillador), este aceite de asombrosas propiedades, tanto estéticas como terapéuticas, contiene un 90% de ácido ricinoleico. Aplicado en tratamientos de belleza, posee excepcionales propiedades:

- Fortalece y endurece las uñas

- Acelera el crecimiento de las pestañas y el pelo (untar y masajear unos minutos antes de cubrir la cabeza con una toalla caliente y dejar actuar como mínimo durante una hora, o mejor todavía, toda la noche).

- Regenera e hidrata el pelo seco y estropeado por las permanentes y decoloraciones.
- Alivia las afecciones cutáneas por sus efectos calmantes y cicatrizantes.
- Favorece la desaparición de manchas oscuras en las manos.
- Excelente desmaquillador de cara y ojos.

Precaución: se enrancia rápidamente. Debe conservarse en un frasco opaco al resguardo de la luz durante un máximo de seis meses.

Esencias Florales

Las Flores de Bach

Hidrolaterapia

Tratamiento con Hidrolatos

Artículos

Salud Natural

Páginas Recomendadas

EnArmoniaConFengShui

Feng Shui Clásico y Tibetano (Sa Che)

EnergíaInterior

Chakras: Información y Tratamiento

LiberaTuSer

Autoayuda y Crecimiento Personal