Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándola.
Política de cookies +
Menu

ARTÍCULOS

salud natural

El cultivo de 5 plantas aromáticas y medicinales

Publicado en revista Integral - Nº 402


No son muchas las especies rentables de cultivar, frente a la recolección en estado silvestre.

Aquí se describen cinco, todas de la familia de las labiadas. Pero podrían añadirse también la manzanilla, el poleo, la hierbabuena, la mejorana, etc.

AromasQueCuran - Artículos - El cultivo de 5 plantas aromáticas y medicinales

Sin embargo, más descripciones serían variaciones sobre el mismo tema. Las indicaciones sirven también para vuestros maceteros domésticos. Animaos, recoged unas cuantas semillas en la época propicia, y contemplad la maravilla de la vida desarrollándose.

 

AJEDREA (Satureia hortensis)

Semillas/gramo: 1.000. Rendimiento (kg secos/ha): 1.000 a 1.500.

Las hojas y sumidades floridas desecadas de esta hierba anual de clima templado, se emplean en herboristería, como condimento y en licorería.

Es poco exigente y crece en la tierra liviana, pedregosa y calcárea, aunque sea árida; sin embargo, su cultivo se realiza generalmente en tierra suelta, profunda y fértil.

Se propaga siempre por semillas, ya sea en forma directa o en semillero. En el primer caso, se trazan surcos cada 70 cm sobre los que se siembra a surco corrido o en golpes, dejando caer 3 ó 5 semillas por golpe, distanciados 30 cm. Luego se cubren ligeramente con una capa delgada de tierra. La época de siembra aconsejable es la primavera, una vez pasado el peligro de las heladas.

La siembra: en semilleros puede efectuarse en invierno, siempre que se protejan las plantas de las heladas por medio de construcciones adecuadas, bajo vidrio, etc.

El trasplante: puede realizarse cuando los ejemplares alcancen una altura de 10 cm, adoptando las distancias, en días nublados o después de alguna lluvia. Si el tiempo se mantiene seco, será necesario embarrar las raíces para mantenerlas húmedas hasta su colocación en el lugar definitivo. Debe regarse después de la plantación.

El campo debe prepararse previamente con esmero, efectuando las aradas y rastreadas necesarias. Dado el reducido tamaño de la semilla, cuando se trate de siembras directas, la tierra ha de quedar bien desmenuzada y nivelada.

Los cuidados: se reducen a raleo (aclareo) en el caso de siembra en forma directa y a surco corrido, dejando una planta cada 30 cm. Carpidas, deshierbes y aporque (calzamiento con tierra), tratando de mantener terreno libre de malezas; y riesgos sólo en caso de alguna sequía prolongada.

La cosecha: se hará en el momento de la floración, evitando postergarla demasiado, y a varios cm sobre el nivel del suelo, para permitir el rebrote y una segunda cosecha.

En un local adecuado se seca al aire y a la sombra, previo oreado ligero al sol. Posteriormente se separan las hojas de los tallos, que si no están lignificados se pueden aprovechar en licorería.

 

ALBAHACA  (Ocimum basilicum)

Semillas/gramo: 600. Rendimiento (kg secos/ha): 2.000 a 2.500.

Esta hierba anual tiene un olor pronunciado y agradable y sabor aromático, cálido, algo salado y picante. Sus hojas y sumidades floridas desecadas se emplean en herboristería, como condimento y aromatizante en diversas comidas, sobre todo mediterráneas.

Necesita un terreno rico o de mediana fertilidad, ligero, silícico-arcilloso, franco o humífero, permeable, más bien fresco. Las tierras pesadas, arcillosas, son inadecuadas. Requiere un clima templado y cálido; no resiste las heladas.

La siembra: en semilleros se realiza en invierno, en cajoneras o invernadero para evitar las heladas, o bien a comienzos de la primavera al aire libre. La semilla se dispone a voleo, se cubre ligeramente con una capa de mantillo y se comprime luego con una tablita para favorecer su contacto con la tierra. Las primeras plantitas aparecen al cabo de 8-10 días; los cuidados se reducen a riesgos, deshierbes y el control de las hormigas.

Cuando las plantitas tengan seis hojas o unos 10 cm de altura, se trasplantarán a mano o con máquina trasplantadora, dejando una separación de 70 cm entre líneas y de 25 entre plantas.

Los cuidados: El cultivo posterior sólo son deshierbes, carpidas, aporque, riesgos en caso de necesidad y control de hormigas.

Es una planta que se desarrolla mejor a media sombra que bajo el sol directo, pues sufre los intensos calores, especialmente si no dispone de agua en cantidad abundante.

La cosecha: Las plantas se cortan en verano, en el momento de la floración, con hoz, guadaña o segadora común de forraje, a unos 15 cm sobre el nivel del suelo, lo que asegura el rebrote y un segundo corte. También pueden cortarse las inflorescencias, en sucesivas pasadas, cuando alcanzan su mayor desarrollo, aunque el método es costoso por la cantidad de mano de obra que requiere. Las plantas se disponen en haces no muy grandes o en catres, bastidores, etc., con objeto de secarlas a la sombra.

Posteriormente se separan las hojas de los tallos, utilizando una criba para separar los palitos.

 

ESTRAGÓN  (Artemisa dracunculus)

Semillas/gramo: Rendimiento (kg secos/ha): 150.

Es una especie vivaz cuyas hojas desecadas carecen de olor pero tienen sabor penetrante, picante, algo amargo al ser masticadas.

Se emplean como condimento de diversas salsas y tienen propiedades medicinales, estimulantes y aperitivas.

Requiere un clima templado y una tierra fértil permeable, suelta y fresca; no prospera en la arcillosa, fría y húmeda.

La siembra: se multiplica por gajos de raíz y división de matas, que se plantan en otoño o primavera, en líneas distanciadas 70 cm, entre sí y 30 cm entre plantas. Conviene plantar en caballones para facilitar el escurrimiento del exceso de agua, pues la humedad perjudica la plantación dando poca foliación, pobredumbre y concluye por matarla.

Los cuidados: Las labores de cultivo se reducen a carpidas, deshierbes y riegos. No se conocen enfermedades o plagas que causen daños significativos. Conviene renovar la plantación cada 3 ó 4 años.

La cosecha: La recolección de las ramitas tiernas se hace en primavera y verano cada treinta días más o menos. Para herboristería se cortan las ramas enteras cuando han alcanzado un buen desarrollo y en plena floración, separando las hojas luego de secadas, por medio de cribas. Las ramas cosechadas se secan a la sombra, suspendidas en manojos dobles, a lo largo de alambres, cañas, varas, etc. o depositadas en marcos de madera en forma de bastidores con fondo de tela mosquitera de plástico. La presentación debe ser cuidadosa, sin palos ni tierra.

 

MELISA  (Melisa officinalis)

Semillas/gramo: 1.000. Rendimiento (kg secos/ha): 1.000 a 2.000.

De esta especie vivaz, herbácea, las hojas y sumidades floridas desecadas se emplean en herboristería y licorería (el agua de melisa de las carmelitas). Es una planta melífera muy visitada por las abejas.

No es exigente en tierras, prefiere las de consistencia media, profundas, frescas, en las que no se acumule humedad, de aluvión, fértiles y hasta 500 m de altitud; en las secas y livianas no rinde suficiente. El clima debe ser templado o templado-cálido.

La multiplicación: puede realizarse por semillas o por división de matas. En el primer caso, el mejor resultado se obtiene poniendo las semillas en semilleros al aire libre, en camas calientes o en invernaderos, según la época del año. Tras la siembra se comprimen ligeramente, previa cobertura con una delgada capa de mantillo, para que tomen contacto con la tierra. Los cuidados del semillero son los comunes a las otras especies.

Cuando las plantitas alcanzan de 10 a 15 cm de altura, se pueden trasplantar al terreno definitivo en líneas separadas 70 cm y a 50 cm dentro de la línea.

En la multiplicación por división de matas se separa el mayor número posible de trozo de la planta madre en otoño o a principios de primavera, que se disponen a las distancias mencionadas.

Los cuidados: son binas (segundo arado), control de malezas y riesgos en caso de necesidad. Una plantación puede durar 3-4 años, luego es preciso renovarla.

La cosecha: Cuando comienza a florecer, o antes, se cortan los tallos a pocos cm del suelo con hoz o guadaña. Si se demora el corte, la planta adquiere un olor desagradable. En el primer año puede hacerse un corte, pero en años posteriores lo normal es practicar dos, el primero a comienzos de la temporada (fin de la primavera) y el segundo a mediados o finales del verano.

El material cosechado se seca a la sombra y luego se separan las hojas por medio de cribas. Antes se puede secar en plan de oreado al sol durante un par de días.

 

SALVIA COMÚN  (Salvia officinalis)

Semillas/gramo: 170. Rendimiento (kg secos/ha): 600 a 1.500.

Las hojas de este pequeño arbusto vivaz, tienen gran aplicación desde antiguo en herboristería, como condimenticias y aromatizantes, y también en perfumería. Es sumamente rústico y se adapta a gran variedad de tierras, aunque se desarrolla mejor en las de consistencia media, algo calcáreas y permeables. Son desfavorables las muy arcillosas y húmedas. Necesita clima templado-cálido, tolera bien las heladas, cuando no son muy intensas y continuas, y es bastante resistente a las sequías.

La multiplicación: puede multiplicarse por semillas o por división de matas. Sirven las indicaciones del orégano teniendo en cuenta especialmente la diferencia en el tamaño de las semillas, que obliga a una mayor cantidad (en peso) de éstas: son precisos 200 gramos por semillero de 1x20 m para obtener 34.000 plantas (para una hectárea). Al ser más grande la semilla, tiene menos pérdida en el acto de la siembra que la de orégano.

Se puede estimar el nacimiento de 1 a 1 si se realiza con cuidado, mientras que en el orégano es 1 a 2. Por lo demás, el cultivo es prácticamente el mismo.

La cosecha: el corte se realizará antes de la floración o en sus comienzos, con hoz o guadaña, poco intenso en el primer año. En el segundo se pueden dar dos cortes lo suficientemente lejos de las primeras heladas para que éstas no sorprendan a la planta muy desprotegida.

Es importante que las hojas no se ennegrezcan y conserven su color gris, así como su forma plana, sin que se enrollen excesivamente debido a un secado demasiado rápido, que deberemos hacer a la sombra y remover a menudo y con cuidado. Luego se deshojan las ramas con cribas.

Esencias Florales

Las Flores de Bach

Hidrolaterapia

Tratamiento con Hidrolatos

Artículos

Salud Natural

Páginas Recomendadas

EnArmoniaConFengShui

Feng Shui Clásico y Tibetano (Sa Che)

EnergíaInterior

Chakras: Información y Tratamiento

LiberaTuSer

Autoayuda y Crecimiento Personal